Cuando hablamos de dar el pecho a demanda o dar el biberón a demanda hablamos de olvidar horarios en los que alimentar a nuestro bebé. Hablamos de no medir las cantidades respecto a las tomas que le ofrecemos.

 

¿Pero, qué significa “dar el pecho a demanda”?

Desde hace ya tiempo estamos escuchando que muchos expertos recomiendan la lactancia a demanda. Esto es, dar el pecho cuando el bebé quiera y durante el tiempo que quiera. Será él quien suelte el pezón cuando esté saciado.

Cada bebé marcará sus tiempos según su edad y sus necesidades.

Puede parecer complicado, pues al principio no sabremos si el bebé tiene hambre, sueño, o si le duele la tripa. A pesar de ello, muchas madres afirman saber lo que el bebé les demanda al cabo de semanas de su nacimiento. No desesperes, poco a poco irás reconociendo las necesidades de tu bebé.  

Con frecuencia, madres (primerizas o no) creen que el bebé pedirá su toma cada ciertas horas. Esto no sucede así hasta que pasan los primeros meses.

Cuando el bebé ya tenga 3 o 4 meses sus horarios estarán más establecidos. Poco a poco se van regulando respecto a las tomas y tiempo de descanso.

Por otro lado son muchas las madres preocupadas de dar el pecho a demanda. Piensan que en algún momento podrían tener leche insuficiente para las siguientes tomas. Cuando la lactancia es a demanda no existe éste problema. Cuanto más succione tu bebé más leche vas a producir.

Los bebés pierden peso al nacer. Pedir el pecho continuamente es una manera de recuperar el peso, pues deben ir aumentándolo.

Con el biberón pasaría exactamente lo mismo. Si es a demanda se le ofrece cuando el bebé lo pida y se le da la cantidad que necesite.

Tras semanas investigando, leyendo y lo más importante, por experiencia propia, éstos son los sacaleches que mejor funcionan:

 

Beneficios de dar el pecho a demanda

Los beneficios de dar el pecho a demanda son variados, tanto para el bebé como para la madre.

La lactancia materna a demanda regula la producción de leche acorde a las necesidades del niño.

La madre se asegura el vaciamiento del pecho evitando la acumulación de leche. Si no fuese así podrían aparecer problemas como mastitis o ingurgitación.

Es la forma más saludable de alimentar a los bebés. La producción de leche materna se regula y el bebé aumenta el peso de forma saludable.

 

¿Y si realmente no tiene hambre?

Dar el pecho a demanda, o biberón a demanda, no significa que haya que darle el pecho o el biberón cada vez que llore.

Hay otros motivos por los cuales puede estar molesto, como tener el pañal sucio, o para reclamar nuestra presencia.

Por lo general, durante los meses de verano, los bebés piden el pecho con mayor frecuencia. La lactancia del bebé en verano puede cambiar debido al calor.

Si le das el pecho o el biberón pero no es hambre el motivo de su llanto lo sabrás, seguirá llorando.

Es muy importante ser paciente al principio.Con un poco de tiempo sabrás qué necesita tu bebé.

 

¿Y si no está cogiendo bien el pecho?

Puede pasar que el niño reclame constantemente el pecho y que apenas succione. Esto puede suceder cuando el bebé no ha cogido bien el pezón.  En ese caso, el bebé estaría colocando el pezón en su parte delantera de la boca en lugar de colocarlo en la parte blanda del paladar.

 

 

Al principio podrías sentirte incómoda al comenzar a darle la toma. Es totalmente normal. Si hubiese dolor en el pezón durante la lactancia podría deberse a que el bebé no ha cogido bien el pecho. Quizás no esté bien agarrado. En otra ocasiones se debe a una mala postura del bebé.

No hay que alarmarse. En ocasiones se debe a que la madre tiene el pecho y/o el pezón grandes, por lo que necesita ayudar al bebé a cogerlo.

En caso de persistir acude a tu matrona o asesores de lactancia y consúltalo.

Y para quienes estéis interesadas/os en seguir leyendo sobre la lactancia materna, os recomiendo los siguientes libros (personalmente me han parecido increíbles, son bastante baratos y me consta de que son algunos de los más recomendados a día de hoy):